Superalimentos: Spirulina

Por su alto poder nutricional, su compleja composición y su origen natural, la spirulina constituye una excelente alternativa a los suplementos de multivitaminas y multiminerales usada en dosis de 3 a 10 gr. al día. Aunque esa cantidad de spirulina ofrece dosis pequeñas de gran variedad de nutrientes los aporta de forma natural, de suerte que se absorben mejor y actúan con mayor eficiencia que los nutrientes sintéticos.

Los Nutrientes de la Spirulina

Puede decirse que la spirulina es un complemento nutricional ideal. La principal razón para considerarla así es que su contenido de proteínas llega hasta 69.5%, en comparación con el contenido del pescado (mackerel) que es sólo el 20%, la carne de res un 19.3%, la soya japonesa un 34.3% y chlorella 47.8%, además, la spirulina tiene una digestibilidad de 95% por lo que es fácilmente absorbida por las membranas intestinales-

Las vitaminas en la spirulina

La spirulina destaca como fuente natural de betacaroteno, siendo tal vez el alimento más rico en dicha vitamina, contiene 10 veces más que la zanahoria.

Como todos sabemos, el betacaroteno es usado por el cuerpo para producir vitamina A. Estas dos sustancias son útiles para diversas funciones vitales:

mejoran la visión, protegen las mucosas, fortalecen el sistema inmunológico, reducen el colesterol y el riesgo de cáncer.

Por otra parte, la spirulina es una buena fuente de B12, por lo cual debería constituir un complemento usual en la dieta de los vegetarianos. Aporta cantidades importantes de otras vitaminas del complejo B, así como otras vitaminas. 

Los minerales en la spirulina

La spirulina proporciona una amplia gama de minerales en forma natural, por lo cual son fácilmente absorbidos por el organismo y tienen una mayor eficacia en nuestro cuerpo.

La spirulina es una buena fuente de calcio (a igualdad de peso aporta 10 veces más que la leche), de hierro, de manganeso, de cromo y de magnesio, además aporta zinc, germanio y cobre.